16 razones para viajar a Sicilia

Sicilia es una isla que está situada entre los mares Mediterráneo, mar Tirreno y Jónico, y pertenece a Italia , pero que cuenta con una cultura totalmente diferente a la italiana. Esto sucede porque muchos pueblos han pasado por allí, como los griegos, bizantinos, romanos, normandos, entre otros. Incluso después de varias catástrofes naturales, como las erupciones del volcán Etna, terremotos, entre otros, este aún es un hermoso lugar para una visita.

Su capital, por ejemplo, tiene una herencia cultural enorme, sustentada por sus 80 iglesias, 50 palacios y cientos de calles de la ciudad. Las nueve provincias de la isla cuentan con impresionantes paisajes y muchos resquicios de la historia de este lugar que ha albergado tantos pueblos distintos.

Calles encantadoras, playas con diferentes tonos de azul, construcciones antiguas y un menú muy rico que combina mariscos, verduras y pastas son sólo algunos de los motivos para visitar la isla de Sicilia.

1. Recorrer las rutas del vino

Sicilia cuenta con 12 rutas del vino que cruzan el territorio de norte a sur. Es una excelente opción no sólo para los conocedores del vino, sino también para los amantes de la bebida y para aquellos que buscan una manera diferente de conocer la región. Independientemente de la opción de ruta elegida, es posible observar paisajes increíbles y degustar la bebida de los dioses.

2. Visita los parques arqueológicos

El Valle de los Templos, por ejemplo, es un parque arqueológico que cuenta con varias ruinas griegas en honor a sus dioses. Es un plato lleno para quien es fan de arquitectura y gusta conocer la historia del lugar en el que está paseando. Sin embargo, como son más de 260 sitios arqueológicos catalogados, dispersos por el territorio, es preciso programar lo que quieres conocer. Entre las construcciones están templos, anfiteatros, iglesias, torres y mucho más.

3. Deléitate con la comida

La cocina italiana es una de las más famosas del mundo por causa de sus pastas deliciosas. Pero en Sicilia es posible que te encuentres con platos que mezclan elementos culturales de los diversos pueblos que han pasado por allí. Pescados, mariscos, legumbres, verduras y un buen vino son fáciles de encontrar en los menús.

4. Sumergirse en tres mares

La isla está rodeada por tres mares distintos: mar Mediterráneo, mar Tirreno y Jónico. Por eso, cuenta con una buena cantidad de arena, ya que son 1500 kilómetros de playas y mares tranquilos y aguas cristalinas, ideales para el buceo y días de descanso. Esto porque algunas de las playas de allí, como la Sipaggia dei Conigli, entre otras, están en el grupo de las más hermosas del mundo.

5. Disfrutar de los patrimonios de la humanidad

Sicilia cuenta con 7 patrimonios de la humanidad en su territorio, ellos son: el Valle de los Templos de Agrigento, ciudades del barroco de la Val di Noto, Islas Eolias, Villa Romana del Casale en Piazza Armerina, el volcán Etna, Siracusa y la Nacrópole de Pantallica y el itinerario Árabe-Normando de Palermo. Son opciones muy distintas entre sí, pero que pueden complacer a los más variados tipos de turistas que visitan la región.

6. Deleitarse con la gran variedad de atracciones

Aunque Sicilia cuenta con una extensa franja costera, no es sólo la arena y el mar lo que atrae turistas en la isla, ya que es posible que te encuentres con un volcán, lugares urbanos y rurales con encanto, sitios arqueológicos, arquitectura encantadora, lava petrificada y una gran cantidad de paisajes ideales para tomar hermosas fotos y guardar en la memoria.

7. Ver el tiempo pasar a un ritmo diferente

A diferencia de muchos lugares en los que la prisa es cosa del día a día, en Sicilia, es posible apreciar el tiempo con calma. Por allí, es común encontrar cafeterías llenas en el medio del día, e incluso personas sentadas en sus puertas hablando con los vecinos. Además, es común comer después de las 13:30 y hacer la cena después de las 21 horas.

8. Te encontrarás con fragmentos de la historia

Sicilia fue colonizada por diversos pueblos como los romanos, griegos, bárbaros, bizantinos, árabes y españoles. Esto hace que la historia sea muy rica, mezclando construcciones, comportamientos e incluso alimentaciones muy distintas.

9. El volcán más alto de Europa está en Sicilia

El volcán más alto de Europa es el Etna, que cuenta con 3.322 metros y está situado en Sicilia, entre las provincias de Mesina y Catania. También es considerado como la montaña más alta de Italia. Además, es el cuarto volcán más activo del mundo, aun así, no es considerado peligroso, por eso, muchas personas viven en sus alrededores. Esto sucede porque la tierra volcánica hace que el suelo sea muy bueno para la agricultura de viñas y huertos.

10. Visitar Taormina

Taormina es la ciudad preferida de muchos turistas y esto no ocurre por casualidad. Por allí se puede ir a los miradores que cuentan con una increíble vista del volcán Etna y del mar, las calles cuentan con un encanto particular y los paisajes son muy agradables. En una ciudad sólo se puede visitar el teatro griego y también tiendas con artículos de lujo. Otros atractivos son la playa de Isola Bella y el jardín público, que cuenta con un clima más allá de lo romántico. Por estos y otros motivos, el lugar es conocido como la Perla del mar Jónico.

11. „El padrino” fue grabado en Sicilia

El padrino es una trilogía de películas sobre la mafia italiana considerado como un clásico cinematográfico. La historia de Mario Puzo y dirigida por Francis Ford Copolla se desarrolla en Corleone, pero, en realidad, fue grabada en otros lugares de Sicilia, como: Savoca, Forza d’Agrò y sus alrededores; Giardini Naxos, Taormina, Santa Teresa di Riva, Savoca.

En esta última, por ejemplo, todavía hay un bar, el Bar Vitelli, en el que fue grabada la fiesta de la boda del personaje interpretado por Al Pacino en la película. Además de estos, otros lugares repartidos por el lugar también fueron escenario para esta importante obra cinematográfica.

12. Conocer edificios en piedra lávica

En Catania, la segunda ciudad más importante de Sicilia, es posible conocer una gran cantidad de edificios construidos con la ayuda de la piedra lávica, lo que puede causar cierta sensación de extrañeza debido a su tonalidad oscura. Un ejemplo de una construcción hecha con este material es el Teatro Romano.

13. La catedral de Monreale es una de las construcciones más importantes

La catedral de Monreale, comenzó a ser construida en 1174 a petición del rey normando Guillermo II, en honor de la Virgen María. Aunque hecha en tan solo 10 años, puede sorprender a sus visitantes. No se sabe a ciencia cierta lo que llevó al rey a construir esta gran obra, pero es un hecho que tenía una gran rivalidad con el Obispo de Palermo. Una de las suposiciones es que quería mostrar que el poder del Estado era mayor que el de la Iglesia.

La apariencia externa es simple, y lo que realmente sorprende es su interior, siendo la iglesia con mayor cantidad de mosaicos del mundo. En ellos se cuentan numerosas historias bíblicas presentes en los libros de Génesis, Evangelios y el Apocalipsis. Además de los mosaicos bizantinos, la arquitectura también cuenta con hermosos arcos de influencia árabe.

14. Hacer compras en el Mercado de Ballarò

El mercado de Ballarò es el más antiguo de Palermo y cuenta con una estructura abierta en la calle. Esto hace que el lugar tenga un toque caótico de ruido, gente circulando y una gran cantidad de colores y sabores. Allí, es posible degustar los diferentes sabores de la región, como el pulpo cocido y el arancinis, por ejemplo.

15. El paisaje único de las playas de Scoppelo

No es novedad que Sicilia cuenta con playas con paisajes impresionantes, y Scopello es una ciudad que dispone de una buena variedad de ellas. La Tonnara de Scoppelo, por ejemplo, es una de las más famosas e importantes del lugar. El mar tiene aguas cristalinas y con diferentes tonos de azules, lo que hace que cualquiera se encante por su belleza.

16. Viajar en el tiempo con una visita al Museo Arqueológico de Palermo

El Museo Antonio Salinas, en honor renombrado arqueológo del mismo nombre, es uno de los más importantes de Sicilia y de toda Italia. Su edificio es un antiguo convento de los padres del siglo XVI, pero que sirve con el propósito de museo desde 1866. Algunas de las obras más importantes que se encuentran allí son: la estatua de Zeus de Solunto y el sarcófago fenicio de Cannita. Allí, también es posible encontrar esculturas del imperio romano, joyerías, registros egipcios, entre varios otros restos de la historia.

Una isla rica en cultura, paisajes naturales, fragmentos de historia y una comida típica fenomenal.

Viajar a Sicilia es una gran idea para aquellos que quieren explorar zonas rurales, conocer construcciones antiguas, alimentarse bien o simplemente disfrutar de una playa tranquila.